Fun English Academia de Inglés en Chiclana 663 222 856 info@funenglish.es

Nunca un bebé o niño pequeño estudia gramática, ni vocabulario, ni hace ejercicios en un cuaderno para aprender su idioma materno como cuando aprendemos una lengua extranjera cuando somos adultos. El niño aún sin poder hablar, escucha a sus padres cada día, cada momento, durante muchas horas al día. Escucha a sus abuelos, tíos, vecinos,… Escucha música infantil o mira en la tele programas infantiles. En resumen, escucha, escucha, escucha y escucha. No para de escuchar su idioma todo el día. Hace una inmersión lingüística total.

TE CONTAMOS POR QUÉ ENSEÑARLE A TU HIJO UN SEGUNDO IDIOMA DESDE QUE ES PEQUEÑO En España —según datos del Eurostat— unicamente el 51% de los adultos señalan conocer otra lengua. El idioma que más se estudia en nuestro país es inglés, seguido del francés. Sin embargo, solo el 40% de los españoles se reconoce como hablante de inglés a nivel medio.Un estudio realizado por Ellen Bialystok y Michelle Martin-Rhee apunta que niños preescolares bilingües son más hábiles a la hora de solucionar problemas, pueden ser más inteligentes, tienen una mayor concentración, atención y memoria.Tener la capacidad de hablar dos idiomas tiene efectos positivos en el cerebro. Según un estudio de la Universidad Northwestern Viorica Marian, las personas bilingües son más inteligentes porque poseen una mayor capacidad de comprensión. Según la Revista Science, el hecho de dominar dos lenguas obliga al cerebro a resolver un conflicto interno entrenando así la mente. Además, las personas que hablan dos idiomas tienen mayor capacidad para percibir cambios en su entorno que aquellas personas que solo dominan una lengua.Los expertos recomiendan que los niños comiencen cuanto antes con el aprendizaje de un idioma, y es que el cerebro de un niño entre los 0 y los 7 años tiene una gran capacidad para adaptarse a cualquier cambio. Si el aprendizaje se deja para edades más maduras, la capacidad de adaptación es menor y no se interioriza como algo natural sino que se convierte en un proceso mucho más académico.Para que podamos enseñar a un niño pequeño un idioma extranjero como el inglés tendremos que seguir el mismo camino: Fonética. En FunEnglish, por medio de diferentes juegos, captamos la atención del niño y abarcamos el total de su vocabulario de rutina mediante la imitación.